Etiquetas

, , ,

A medida que nuestra presencia en el mundo 2.0 está superado a nuestra interacción cara a cara, cada vez más personas os animáis a compartir vuestro conocimiento, reflexiones, recetas o “rajadas” en un blog.. Si uno de tus propósitos de año nuevo es empezar o retomar un blog, felicidades y mucho ánimo. Digo ánimo porque esto del blogging va muy de sentimientos y emociones (como todo lo importante en la vida) y es duro ver que te leen cuatro y dos son tus padres.

Imagen propiedad de http://jubyagacharna.blogspot.com.es/

Otra forma de hacer publicidad

No vamos a engañarnos, aunque el ego suele tener una connotación negativa, tu principal gasolina para seguir (y no dejarlo como el 95% de los que empiezan un blog) va a ser lo apoyado que te sientas por tus lectores. Y esto lo mides en visitas, suscriptores, comentarios, etc. que alimentan tu ego como blogger.

Aunque muchos defiendan el escribir por el propio placer de escribir, yo creo que lo que esperas al compartir una bitácora es recibir feedback de una u otra forma por parte de tus lectores. Por hacer un símil fácil, recibir un comentario o tener un nuevo suscriptor es como meter un gol. Igual siempre juegas bien, pero el cosquilleo lo sientes cuando metes el gol. Tener un mail de “Felicidades, tienes un nuevo seguidor de tu blog” es lo mismo. 

Tus lectores son, sin ninguna duda, tu mejor canal de publicidad y a coste cero.

¿Cómo consigues ganar seguidores en tu blog o en tu fan page de facebook? Para los básicos como yo, distingo dos formas. Una es pagando por publicidad a Google o a Facebook por mostrarte al mundo y la otra es contar con lectores identificados con tu contenido y que quieran hacerlo suyo. Que sientan la necesidad de contarle a sus contactos “mira este artículo, muy interesante!” o “Eh! échale un ojo a este blog, tienes ejercicios resueltos para aprobar el CAE“.

Esta segunda opción de contar con lectores comprometidos, es la mejor pero también la más difícil de conseguir. Tener lectores identificados con tus contenidos es tener anuncios andantes y virtuales de tu blog. Si consigues transmitirles, hacerles pensar o ayudarles, conseguirás un alcance mucho mayor y ¡gratis!

Así que la primera clave es generar buen contenido. Contenido como el que habrás compartido mil veces, de ése que inmediatamente te hace pensar “voy a compartir esto antes que nadie en mi muro de Facebook, a mis amigos les va a encantar”.

Interactuar con ellos, pedir feedback y escucharles, es la segunda clave para conseguir una publicidad 2.0 más barata y con un alcance mucho más eficiente que pagar a Google o Facebook. Y lo más importante, publicidad de calidad, que te va a acercar a gente realmente interesada en tu contenido, con lo que es más fácil que los nuevos visitantes de tu blog se suscriban y te recomienden, aumentando el alcance de forma exponencial.

Qué prefieres: ¿activo o pasivo?

Haciendo un símil financiero, enganchar a tus lectores y crear comunidad alrededor de tu proyecto es generar activos; pagar por publicidad con Adwords o en Facebook, es aumentar tu pasivo.

Pagar por publicidad = pasivo

Primero, por qué digo que es un pasivo y no un activo. Soy ingeniero y estoy en proceso de aprender de esto, pero tras leer “Padre Rico, Padre Pobre”, lo veo claro. Pasivo = me hace perder pasta 😀

No quiero dar a entender que es una mala solución, pero sí que creo que hay que utilizarla puntualmente como herramienta de choque. Por ejemplo, generas un gran artículo que ves que tiene mucha aceptación, pero te falta difusión porque no tienes un padrino que te cuelgue el post en su twitter; igual es una gran idea realizar una inversión de 50€ en Facebook que te traiga 500 nuevos seguidores en un mes, multiplican el alcance de ese gran artículo y esos 500 nuevos lectores te lleven a otros 500 (no me ha pasado).

Contratar publicidad es una forma rápida de ganar seguidores de tu Fan Page o de tu blog. Yo mismo lo he utilizado y aumenté en un 600% mis seguidores en Facebook en menos de un mes. ¿Entonces, no es un activo? Puedes caer en la trampa de que, como me genera beneficios, es un activo que tengo. Sin embargo, yo lo veo como una compra pura y dura. Al final, según lo bien que hayas segmentado, te sale a 10 ó 50 céntimos de euro cada seguidor nuevo y punto. Así que, si no pagas, no aumenta tu comunidad. Un pasivo en toda regla.

Por último, esta forma de publicidad tiene otra desventaja potencial y es que la “calidad” del seguidor puede no ser la misma. Suena feo, pero te voy a poner un ejemplo y lo vas a ver claro. No es lo mismo que te hagas seguidor de la Fan Page de BMW porque Facebook te planta en la cara un anuncio de un sorteo gratuito de un flamante BMW entre todos los seguidores de su página, que si te haces seguidor porque estás buscando hacerte con un nuevo coche y quieres enterarte de las novedades de BMW. ¿Qué seguidor crees que es más interesante para BMW? ¿Estamos de acuerdo? Tienes el campo de comentarios a tu disposición 😉

Generando activos

Por lo que he aprendido en las comunidades de las que me siento miembro, te diría que basta con hacer dos cosas, pero hay que hacerlas bien y ser constante: genera buen contenido y cuida a tus lectores como lo que son, el activo más importante de tu blog.

Cuanto más valor aportas a tus lectores, más identificados se sienten con tu trabajo y esto, aunque sea por gratitud, les hace más propensos a compartir tu contenido con terceros. Y con el tiempo llega lo más importante, se despierta en ellos un sentimiento de pertenencia a tu comunidad. Y aquí está la madre del cordero, la comunidad alrededor de tu contenido.

Han sido meses o años “invirtiendo” en este activo que son tus lectores satisfechos y ahora tienes el resultado, ver cómo se inicia una comunicación entre tu comunidad con tu contenido como protagonista. Debates, opiniones, ideas nuevas para nuevos artículos, etc. En los comentarios de tu blog, con tu hashtag, en Google+, en Twitter…la difusión se multiplica y los beneficios que esto aporta a tu presencia online son infinitos.

Conclusión

A base de hacer crecer estos activos, dando una mejor experiencia a tus lectores, llega un punto en el que no tendrás que preocuparte por dar a conocer tu blog. Tus seguidores harán el trabajo por ti y además encantados. Tus lectores harán suyas tus reflexiones, consejos, recetas y disfrutarán compartiéndolas.

Es más, conforme te vas haciendo un hueco en este mundillo y tu comunidad aumenta, para la propia imagen de marca de tus lectores, será positivo compartir contenido tuyo, digamos que les dará caché que compartan tu contenido en su Google+, Facebook o Twitter. Piensa cuando tu compartes en tus redes contenido de calidad de alguien relevante y cómo te gusta conseguir un montón de “megustas”. Al final, ves que el ego va muy relacionado con esto 🙂

Así que menos pasta en anuncios y más esfuerzo en contenidos y en cuidar a tus seguidores. ¿Aún crees que pagar por obtener seguidores es inevitable?. Suscríbete!

Anuncios