Etiquetas

, ,

– Al final, lo que quieres es compartir mesa con tus amigos y charlar de vuestras aventuras.
No es tan importante si es en un restaurante de lujo o en una sociedad gastronómica.

– Al final, lo que quieres es dar un paseo con esa persona y disfrutar de su compañía.
No es tan importante que sea por alguna playa exótica o por la parte vieja de tu ciudad.

– Al final, lo que quieres es viajar, conocer mundo, nuevas culturas, nuevas personas.
No es tan importante si viajas en un jet privado o en una furgoneta de segunda mano.

– Al final, lo que quieres es un trabajo que te llene, que se valore tu labor, disfrutarlo, sentirte útil.
No es tan importante que trabajes en Google o en la panadería del barrio.

– Al final, lo que quieres es que, en esos momentos, puedas descolgar el teléfono y tener alguien que te escuche al otro lado.
No es tan importante si descuelgas un teléfono de 800€ o una cabina en la calle.

– Al final, lo que quieres es celebrar los acontecimientos con la gente que quieres.
No es tan importante que sea en una mansión o en tu humilde apartamento.

– Al final, lo que quieres es que tus seres queridos estén junto a ti en los buenos y en los malos momentos.
No es tan importante la parafernalia con la que adornes esos momentos.

Al final, lo que de verdad quieres, las cosas realmente importantes, las que siempre vas a recordar, se basan en sentimientos, en amor. Miradas, besos, vivencias, nacimientos, etc. No es tan importante el dinero.

Al final de la vida, te examinarán del amor (San Juan de la Cruz)

20130626-220449.jpg

Anuncios