Etiquetas

,

¡Quieto todo el mundo! Ya lo ha dicho Rajoy. ¡Fumata blanca! ¡Habemus futurum! Toma ésa. Que por lo que sea tú no eres tonto, que casualmente escuchas las noticias, que estás al corriente de la situación socio-económica de tu país…caweeen! Por lo menos él lo ha intentado. Lo que pasa es que mentir no implica engañar.

Si todavía queda algún aislado de la realidad que comulga con este señor que tiene el cargo de Presidente del Gobierno y ejerce de lo que puede, que no me tilde de “castigador” de la derecha. Eso es lo que decía un “periodista” este mediodía, llorando que sólo se hacen revueltas sociales cuando la derecha está en el poder. Mire usted, lo mismo hay algún tipo de correlación. Y ojo, que enfadarme con los de ahora no significa que sea fan de los de antes. Ser menos malo nunca significó ser bueno, sino ser malo, pero menos.

En cualquier caso, sólo os quiero trasladar mi profundo sentimiento de involución que vivimos en nuestro país. Sabéis uso gafas con prisma de positivismo y que me caí en la marmita de poción optimista cuando era niño. Sin embargo, al escuchar este mediodía que hay miles de niños que llegan por la mañana al colegio sin desayunar por falta de medios, a la vez que me sacaban a Mariano diciendo que AHORA España tiene futuro, me he terminado de quemar. Me han vuelto a terminar de quemar.

Aquí van un puñado de ejemplos de involución. No todos tienen por qué estar vinculados al señor Presidente, pero sí a que me entren dudas respecto al futuro de nuestro país que él tan prometedor ve:

EMPLEO: partiendo de que estamos más parados que el aeropuerto de Castellón, qué más vamos a decir. Pues que estamos peor que estábamos. Somos el I+D low-cost de nuestra opresora Alemania y todavía nos tocará pagar por tener la “suerte” de formarnos trabajando…Que seguro que Rajoy no tiene la culpa y que si él no hubiese venido, estaríamos aún peor. Ja, ja, y una peineta “Barcenera”!

EDUCACIÓN: la dictadura y educación para unos pocos dejaron paso a la educación para todos. Clases estrictas donde el profesor tenía derecho a echarte la bronca y “tocarte”. Resultado: máximo respeto al profesor, máximo respeto a los mayores y la gente se esforzaba por sacar sus títulos. Ahora estamos entre los países con peor educación del mundo civilizado y cayendo. Sin olvidar que lo que sale de aquí, alimenta los raquíticos números del apartado anterior.

ALIMENTACIÓN: tras una postguerra y sufrir para comer, pasamos a los anuncios de productos adelgazantes y a que los niños llevaban al colegio hasta bollería industrial en lugar de bocadillos hechos en casa. Más cara, menos sana, pero más cómoda de dar a los niños. Hoy es noticia que hay miles de familias que llevan a sus niños al colegio sin desayunar por falta de medios. Imagínate lo que comerán los padres si no pueden dar de comer a sus hijos.

POLÍTICA: yo nací en el 83. La cosa no estaba fácil. Tras unos años flojetes, vino nuestro amigo Ansar para salvar a la nación. Todo lo que ganó a nivel económico (sin entrar en ciclos o no ciclos) lo perdió al juntarse con el cowboy y el amigo Blair. Pasamos de una derecha económicamente competente pero de malas compañías a una izquierda más bien empanada que lavase la imagen de España tras el lío de las armas… Y así nos fue con la economía. Pero es que ahora, vuelta a la derecha y ¿para qué? Para ir de una izquierda empanada con un líder que “casi nos hunde” como suele decir Rajoy, a una derecha más empanada que los anteriores que nos han terminado de hundir. Pero no voy a hablar demasiado SOBRE esto, que no salimos.

Conclusión, que se vaya de una vez el vende burras este. O que se vea los telediarios en los que sale y que se dé cuenta de cuánta gente está muriendo por sus decisiones y piense (si existe la posibilidad) de que está ahí para representar al pueblo y llevarlo a buen puerto, no para repartirse entre él y su cuadrilla de corruptos lo que otros hemos trabajado. Rajoy, basta ya de intentar engañarnos. Váyase. Y, hablando de recortes, aproveche el viaje, no se vaya solo.

Anuncios